recomendamos

Baby Etchecopar habló con Mauricio Macri y contó detalles de la reunión en Olivos: “Le pedí mano dura”

jueves, febrero 16, 2017

Baby Etchecopar se reunió con el presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos. El periodista de Radio 10 contó detalles de la reunión que duró más de una hora, le pidió ‘mano dura’ al presidente y puso énfasis en el ‘lamentable estado de la Quinta de Olivos cuando Cristina Kirchner abandonó el poder’. “Toda la gente de la Quinta de Olivos fue divina y amable conmigo, todo muy distendido. Tomé un café con el presidente Mauricio Macri y hablamos durante una hora y media. Lo primero que le dije es: ‘Con la plata que tenes, ¿Para que estás acá?’. Me respondió que él aveces se lo pregunta y lo hace por la gente humilde, por los que han estafado, por los que más necesitan”.Etchecopar afirma que cuenta todo porque sino sería infiel con el público y con Macri: “Entre charla y charla, toqué el tema inseguridad y le dije que quería mano dura. Les dije que se pongan las pilas porque muere gente todos los días. También le pregunté por qué los jubilados no tienen medicamentos. Yo le llevé las inquietudes de la gente. Si no le preguntaba lo que digo al aire, era un cagón. Mauricio me contó todo lo que se está haciendo y realmente se está haciendo mucho. Durante una hora le critiqué todo lo que le tenía que criticar. Él me dijo que se conforma en dejar el país prolijo cuando se vaya. Pero yo le dije que mañana la gente tiene que comer”. Más tarde, Baby contó intimidades de Olivos durante la presidencia de Cristina Kirchner: “Hay una soledad y una tristeza en los árboles de la quinta. Me encontré con un señor de ordenanzas y me dijo: ‘Usted no sabe lo que dejaron los Kirchner. La señora tenía una mugre adentro de la quinta que estuvimos 15 días para limpiarla. Vivía en una habitación sola con la caminadora, el televisor y la camita. Cuando la señora (Cristina Kirchner) entraba a la quinta, los granaderos y los custodios se tenían que poner de espaldas porque no la podía mirar nadie. Arriba de los techos estaban los video-juegos de Máximo, cuando se enojaba los tiraba al techo. Dejaron una mugre… Si los que nos gobernaron eran sucios, mugrientos y abandonados, ¿Cómo pudo haber respetado a un pueblo?”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario