Ads Top

Potenciá tu emprendimiento con el hosting


Hoy en día existen muchas empresas que buscan un espacio donde alojar sus productos en la web. El hosting permite encontrar ese espacio, adecuándose a las necesidades del emprendimiento y a las necesidades del usuario. Pero, exactamente, ¿qué es el hosting? Dicho de la forma más sencilla posible, el hosting es el servicio que provee a los usuarios de Internet un sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo o cualquier contenido accesible vía web. En cierto modo, contratar este servicio es como alquilar una habitación en un hotel: uno ocupa un lugar específico por determinado tiempo. Hay empresas que ofrecen el espacio de un servidor (web host). Esto no es necesariamente un servicio, pero sí ha logrado establecerse como un gran negocio. Podríamos decir que es un espacio para una página web, pero en realidad, no solo se trata de páginas web, sino de cualquier material que se quiera almacenar. Hay, además, muchos tipos de hostings. Algunos son gratuitos (wordpress, por ejemplo), otros por donación, compartido, de imágenes, de video, administrado, cloud hosting, corporativo, reventas, etc. Todo depende de cuáles sean los objetivos del cliente. Hay un hosting específico para las necesidades de quien lo requiera.
Con el crecimiento de las ventas por Internet, diariamente nuevos clientes buscan maneras de tener sus sitios abiertos las 24 horas del día y que no se produzcan desajustes que hagan caer el sitio. Para eso es preciso tener un buen servicio de hosting. Las ventas, de algún modo, se ven reflejadas en el contrato que se haya hecho con las compañías de hosting. La calidad del plan es crucial. Daremos aquí algunas recomendaciones sobre cómo elegir el mejor proveedor para nuestro negocio.
Cada proyecto tiene su singularidad, y no hay ninguno igual. Esta es la base clave para poder comprender cualquier negocio, poder tener una mentalidad abierta para poder combinar, probar y experimentar con libertad. Hoy en día no hay nada asegurado, las cosas cambian permanentemente. Una vez que se sabe qué es lo que el negocio requiere para la venta de sus bienes online, ahí recién es posible discutir la medida de su alojamiento. De nada va a servir poner planes demasiado grandes en relación al tamaño del negocio, y tampoco van a servir planes demasiado chicos que entorpezcan y limiten el comercio vía web. Por eso, la recomendación es hablar con un proveedor que pueda variar en opciones y pueda personalizar al máximo tu proyecto web. Hosting administrado (managed hosting) Si bien la personalización del proyecto online va a ser única, el e-commerce tiene como objetivo principal generar ventas. Por eso, es necesario enfocar esta necesidad como una cuestión central para no perder dinero. Y como punto de partida para lograr esto, tu sitio debe estar siempre actualizado y seguro. La inversión, entonces, consiste en contratar a una persona que se ocupe de que tu alojamiento funcione perfectamente bien. Servidores Cloud Además de que el objetivo principal del e-commerce sea vender, también hay otro que corre en paralelo: crecer. Al principio, el hosting administrado va a funcionar correctamente, y va a servir mucho. Ahora, si el negocio comienza a tener numerosas visitas y un tráfico en aumento, se multiplican las posibilidades de que tu sitio empiece a funcionar con errores. Recordá que los hospedajes más baratos tienen una capacidad de tráfico bastante limitada (menos de 1000 visitas al día).
El servidor de la nube permite aumentar o disminuir los recursos según las necesidades. Es importante armar una plataforma sólida que esté siempre funcionando. Esto va a aumentar la reputación de la marca. Al contrario, si tiene problemas, la opinión acerca del funcionamiento de la página web puede perjudicar las ventas. De este modo, cuando llega al escalón en que el e-commerce tiene una base de inversión considerable, hay que salir de la opción compartida y tener un servidor cloud propio. Ahora bien, la capacidad no es solo de tráfico, sino también de su servidor. Es decir, de la capacidad de proceso (CPU), del espacio en disco y el ancho de banda. Según la tecnología que se vaya a utilizar en la página web, se necesitarán servidores diferentes. No son iguales las páginas estáticas HTML que las que tienen aplicaciones PHP (u otras). Si hay aplicaciones, el servidor tiene que poder aguantar ese tipo de tecnología. Y esta es otra cuestión a tener en cuenta a la hora de elegir un buen servicio de hosting para tu e-commerce.
Los servidores de quien te provea el hosting deben estar en un centro de información confiable. Hay muchos datos que circulan cuando hay una venta online. Por ejemplo, claves de tarjetas de crédito o datos personales (DNI, domicilio, nombre completo) de una persona. Estos deben ser confidenciales y estar en una plataforma muy segura para poder brindarles confianza a los clientes. Por eso, hay Data Centers que tienen todas las normas de seguridad necesarias para la confidencialidad de los usuarios. Esto no implica simplemente el software, sino también su estructura de hardware. Lo ideal es que también te inspire confianza y que esté en tu idioma original, para que puedas leer la letra chica y estar completamente seguro o segura de qué tipo de Data Center estás contratando. Finalmente, es muy importante que el proveedor tenga el centro protegido contra hackers y contra desastres naturales, y también que tenga un buen servicio de recuperación de datos. Ahora sí, llegó el momento. Ya contás con toda la información para conquistar el mercado online. No te quedes atrás.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.