Ken humano revela como era su aspecto antes de someterse a cirugía

Rodrigo Alves
La popularidad de las diferentes aplicaciones para intercambio de fotos como Instagram ha ayudado a afianzar la concepción dentro de la sociedad de algunas normas sobre lo que se considera "atractivo". Bombardeados por un sinfín de imágenes sobre celebridades perfectamente arregladas, no podemos dejar de aspirar a los casi imposibles estándares de belleza que aparecen en las portadas de las revistas, vallas publicitarias y nuestras redes sociales personales. Ciertamente, vivimos en un mundo en el que muchas personas, de manera indirecta, han obtenido fama y fortuna por haber nacido en la familia correcta en cuanto a rasgos físicos se refiere, o por simplemente ganar la lotería genética. Los modelos de Instagram pasan horas editando y perfeccionando sus selfies, antes de lanzarlas a su legión de aficionados, a pesar del temor de fallar en sus habilidades de contornear sus figuras para mantener el "cuerpo de playa" bajo cualquier circunstancia.
Otros tantos, estamos atrapados en el círculo vicioso de denunciar estos ideales, pero al mismo tiempo tratamos de vivir a la altura de ellos. De hecho, el hombre que ha sido denominado el "Ken humano" ha afirmado abiertamente que disfruta ser parte de una "nueva generación de la sociedad moderna", en la que esta bien reinventarse fácilmente con la cirugía plástica. Rodrigo Alves parecía una persona diferente antes de gastar 450.000 libras en cirugía plástica. A sus 34 años de edad, ha declarado en repetidas ocasiones que cree haber nacido en el cuerpo equivocado. Por eso, ha pasado casi la mitad de su vida sometiéndose a diversos procedimientos para lograr lo que él asume que es la "perfección" corporal. 
Rodrigo ken humano

"Yo no nací de esta manera, me he hecho así. Ha sido un viaje muy largo para mí y es un proceso en curso. Represento a la nueva generación de una sociedad moderna donde tenemos la libertad de ser lo que quieres ser y mostrarlo en las redes sociales."

4 comentarios:

Con tecnología de Blogger.