LUCIANA PRODAN PRESENTA "EN SANGRE VIVA"

La imagen puede contener: 1 persona, primer plano

La reconocida escritora LUCIANA PRODAN, presenta su nuevo libro de cuentos "EN SANGRE VIVA".  Cada uno de sus relatos, poseedor de una atmósfera tan cotidiana como inquietante, envuelve al lector de un modo que más que invitar conmina a avanzar línea a línea y sin respiro hacia un final siempre revelador,  a la vez que inexorable.
La imagen puede contener: 1 persona

Compartimos un Fragmento del cuento DOLORES MUERTOS :

(...)Me cuesta caminar. Todavía me siento débil, pero no quiero que Carlos se de cuenta. No quiero darle lástima.

Otra vez pienso en las pastillas. Porque son las pastillas las que me tienen así. Las benditas y malditas pastillas que se encargan de esmerilar cada situación que me toca atravesar y, de paso, me hacen ver el mundo a través de un vidrio empañado por mis propios miedos. Las mismas pastillas que también hacen de sostén y de colchón, para que mi caída libre hacia la realidad sea menos dolorosa. Carlos abre la puerta trasera y me mira. Estira su mano derecha y con ese gesto me invita a subir a la camioneta. Romina, que está sentada en el asiento del conductor (y, por lo que percibo, es quien va a seguir manejando) gira su cabeza y me guiña un ojo. Me cuesta entrar. Por sus dimensiones, la camioneta me obliga a tener que treparme y yo no tengo fuerzas. Mis piernas tiemblan. Siento que mi cuerpo me traiciona y no responde a ninguno de todos los movimientos que intento hacer. Mi hermano, que ya estaba sentado en el asiento del acompañante, se da cuenta y baja de la camioneta para ayudarme. Siento vergüenza. Siento otra vez vergüenza y pena de mí. Finalmente, lo logro. Subo y me desplomo sobre el enorme asiento trasero de cuero color beige. El olor a cuero de los asientos nuevos, me hace acordar a una campera que me había comprado en la década del ‘90. Me transporto unos segundos a ese momento. Siento que tengo veinte, dieciocho o quince años… otra vez. Romina arranca el motor y la camioneta parece volar. Y también parece transformarse en una cápsula. No se escucha un solo ruido. Nada. Felicito a Romina por la compra de la camioneta. Le agradezco que haya acompañado a mi hermano hasta la clínica. Mi hermano me mira por el espejo retrovisor y asiente con la cabeza. Su mirada me agradece el gesto. Sabe que lo hago por él. Los dos lo sabemos. Me siento un robot. Todo lo que hago, lo hago con la única intención de que ellos se den cuenta de que sigo conectada a una realidad que me parece ajena y no me pertenece. Ahora, aparte de una enferma, me siento una impostora. 


No hay texto alternativo automático disponible.


"EN SANGRE VIVA" de Luciana Prodan se puede conseguir en Bar/librería Borges (Borges 1975 PALERMO) o vía web en www.lucianaprodan.com

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.