Los familiares creen que los tripulantes del submarino perdido han muerto tras la explosión que sufrió

Los familiares creen que los tripulantes del submarino han muerto
Se trató de «un evento corto, violento, no nuclear, coincidente con una explosión», según la Armada argentina.Hay muchas maneras de dar una mala noticia y quizás la facilitada al mundo por el capitán Enrique Balbi sea la más eufemística para reconocer que hubo una explosión a bordo del submarino ARA San Juan. «Se registró un evento corto, violento, no nuclear, coincidente con una explosión», reconoció el portavoz de la Armada. La explosión o «implosión», de acuerdo al término detallado por Balbi, se registró el miércoles de la semana pasada a las 10.31 de la mañana, pero se tuvo conocimiento de la misma hasta ayer, que fue transmitida por la Marina de Estados Unidos. La Marina, de acuerdo con Enrique Balbi, la decodificó esta mañana (del jueves), la transmitió a los familiares de los 44 tripulantes y a renglón seguido la hizo pública. Tras ser informadas las familias de este nuevo dato, han expresado sus sospechas de que los 44 tripulantes a bordo habrían fallecido, según recoge Ep. «No podemos hacer conjeturas», insistía Balbi, submarinista profesional como la tripulación que navegaba en el Atlántico Sur. «Tenemos que ser prudentes», pedía a los periodistas concentrados en la recién inaugurada sala de prensa del edifico Libertador, sede de la Armada en Buenos Aires.
Preguntado por la ausencia de restos de la nave en la superficie, Balbi diferenció: «En una explosión en inmersión es válido», pero si el ARA San Juan «implotó, nada sale fuera del submarino, no hay restos». Esto es, la hipótesis que sobrevuela es que el estallido se pudo producir por el fallo de las baterías y generar una explosión en el interior del casco de la nave. No obstante, «no descartamos» nada y las embarcaciones que forman el descomunal dispositivo de búsqueda trabajan en busca de posibles restos del ARA San Juan. Zona de rastreo del submarino La localización del submarino, en rigor una nave -o arma- construida para no ser detectada bajo el mar, estaría centrada ahora en una zona muy reducida, sin desmontar el despliegue. «A unos 430 kilométros del punto más cercano de la costa en el golfo de San Jorge y en un radió de 125 kilómetros». En esa zona, donde el fondo marino tiene «variedad de profundidades que van de 200 metros a 1.000, 2.000 o 3.000 metros, de oeste a este», la ubicación del «buque» o lo que quede del buque dependerá de la produfndidad en que se encuentre.
El dolor se hizo ira en algunos familiares de los 44 marinos que estaban a bordo del San Juan. Cagaron contra la Fuerza y «los 15 años de abandono... No invirtieron un peso» en mantenimiento ni medios, clamó Itatí Leguizamón, esposa de uno de los marinos. ABC- ESPAÑA-

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.