¿Qué ocurrió con el submarino argentino y su tripulación? Esto dice famosa vidente

Resultado de imagen para deseret tavares
La confirmación de que hubo una explosión en el mar horas después de la última comunicación del submarino argentino ARA San Juan, desató esta semana la desesperanza sobre el destino de sus 44 tripulantes. El ARA San Juan, un submarino de fabricación alemana incorporado a la Armada argentina en 1985 y reacondicionado hace pocos años, había partido el 13 de noviembre de Ushuaia, en el extremo sur de Argentina, y regresaba a su base, en Mar del Plata (400 kilómetros al sur de Buenos Aires).La famosa vidente Deseret Tavares, conocida por anticipar la muerte de Juan Gabriel y otros acontecimientos en Latinoamérica, fue consultada sobre la desaparición del submarino y lo que dijo no fueron buenas noticias.
"El presentimiento que yo tengo acerca de submarino y qué va a pasar no es positivo (...) Mi guía me dijo que el submarino no va a aparecer con la gente viva. Esa fue la respuesta que yo tuve sin ver las cartas", asegura en una transmisión a través de sus redes sociales. Al leer las cartas, señala que "el Gobierno no está contando la verdad de lo que ha pasado con el submarino". "La carta de la muerte (...) Hay varias personas en el submarino que no están vivas, no habla de una muerte total. No habla de que todos están muertos. Hay un problema con el submarino, está dañado, hay un problema serio y está estancando en un lugar. Hubo tres problemas con el submarino, muestran que ellos están andando, o que el submarino estuvo o está andando a las oscuras, con una venda en la cara, o sea, no ven para dónde van, puede referirse al sistema de navegación, o que todo lo que mueve el submarino no está funcionando o están en una parte donde no pueden ver nada", destaca la vidente.Insiste en que "hay varios muertos (...) por lo menos cinco o siete personas en este momento están muertas (...) sale una energía de muerte. También dice que en el submarino hay un problema eléctrico (...) los veo en la oscuridad (...) o que se les fue la electricidad o están en una parte muy profunda del mar".Además, "dicen las cartas que el submarino va a regresar al punto original de donde es, hay retorno pero dicen las cartas que va a ser muy difícil que lo encuentren.
Marcan que el submarino está en una parte completamente diferente donde han estado buscando. Dicen las cartas que es muy probable que este submarino o lo encuentren China y Rusia, o esté en el área del mar de China y Rusia (...) Está en un área con hielo y completamente diferente en la que nadie lo ha visto y está aislado completamente (...) Mi lógica no puede explicar cómo es que terminan por allá, a menos que China y Rusia sean los países que lo encuentren".
"La gente empezó a morir en el submarino en los primeros dos, tres días después de que se desapareció, hubo muertes entre el segundo y el tercer día. Hubo la muerte de una mujer en el primer momento que se desaparece (...) Había movimiento y al cuarto día el submarino deja de funcionar completamente", apunta Tavares. Reitera que "la primera persona que muere en el submarino es una mujer". Según destaca, todo "empieza con una falla de electricidad. El submarino está en una parte completamente remota y en un lugar muy frío de un país muy, muy poderoso (...) yo lo veo que está entre Rusia y China (...) El submarino regresa a casa, hay retorno de la nave, esto se resuelve en dos, o en dos años o puede ser en febrero (...) Sale a la superficie pero (las cartas) no me están respondiendo si regresa alguien con vida".
Más adelante, le pregunta a las cartas sobre el estado en que regresan los tripulantes y ahí sí obtiene la respuesta: "No hay sobrevivientes"."Las cartas me muestran a mí en este momento, hoy (viernes) 24 de noviembre de 2017, que los tripulantes del submarino no van a llegar con vida. Muchas de las cosas que pasaron con el rescate y las condiciones del navío no van a salir a la superficie y van a ser encubiertas, hay muchas cosas que están escondiendo", expresa.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.