LAS PREDICCIONES DE LUDOVICA SQUIRRU PARA EL 2018



La pitonisa Ludovica Squirru vaticina un año de respiro tras la convulsión que se vivió en el año del gallo. Ludovica habla de intuición, lealtad, protección, solidaridad, justicia y libertad como elementos de este ciclo del Perro de Tierra. “Este año reinan la intuición y el olfato. Te van a dar ganas de quedarte en tu cucha, que no es solamente la casita, es la cucha donde vos te refugiás con tus amigos, con tus ideas, con el arte, con una nueva manera de reinsertarte en un mundo que está cambiando. La gente va a estar más cariñosa, más afectiva, porque es un signo muy afectivo (el año del gallo de fuego nos tuvo a los picotazos)”, dijo en entrevista a El Clarín. 
RATA: Los nacidos bajo este signo en el horóscopo oriental se enseñarán a ser más compasivos y comprensivos. Además, tendrán la oportunidad de reformular sus vidas y poner manos a la obra para alcanzar sus sueños. Las ratas de sexo femenino tendrán algunos inconvenientes para encontrar pareja o mantener sus relaciones actuales, hay que evitar los lapsus de miedo a estar a solas. Por su parte, los del sexo masculino tendrán menos conflicto, aunque pueden aferrarse con frecuencia a tener la razón. 

BUFALO: Lo mejor sería aliarse con personas de signos gallo y serpiente, pues la gran cantidad de energía tierra del ambiente podrían abrumar al búfalo y estas relaciones le ayudarían a sacar lo mejor de sí y concentrarse. Otra recomendación es prepararse para un año no tan productivo por que se pueden presentar algunos problemas sociales. Se vislumbra un año de rupturas amorosas para los búfalos, Ludovica recomienda enfrentarlos con la cabeza fría y el corazón caliente. Así como cuidar lo que se dice y la forma de expresarse, para evitar reveses sociales. 
TIGRE: El Año del Perro trae ráfagas de inspiración y creatividad para los del signo tigre, sobre todo en la segunda mitad del año. Sin embargo, Squirru enfatiza que la personas deben abrir espacios en sus agendas para darle cabida a esta etapa o se desperdiciará. Este ciclo beneficia a los tigres pues, luego de un año del gallo repleto de vicisitudes, en este tiempo encontraran serenidad y paz interior. Además, se proyecta que participe de encuentros espirituales, meditaciones y diversas actividades que le permitan remover rencores, traumas y conflictos familiares. 
CONEJO: La combinación del signo perro con el conejo forma energía Qi, que trae alegría, risas, clima cálido y alimentos picantes, todo lo contrario, a lo que este signo experimentó con la energía de madera del año anterior. Para los nacidos en 1939, 1951, 1963 y 1975, Ludovica recomienda prestar atención a su dieta y hacer ejercicio, pues la energía Qi podría traerles problemas con el corazón y el sistema circulatorio. En el trabajo pueden arriesgar y confiar en su vocación, pues el perro los apadrinará. En la familia, el conejo tendrá que poner en orden sus relaciones y asumir su rol dentro de ella. En sus relaciones amorosas, lo mejor será afianzarlas o podría perderlas. 
DRAGON: A pesar de que son signos de tierra, energéticamente el perro y el dragón no hablan el mismo idioma. Aunque este año, el dragón intentará reforzar su personalidad misteriosa y fría, la energía del perro lo obligará a exponer sus sentimientos, por lo que los dragones no deberían poner resistencia y dejarse llevar por las circunstancias. Será un año de crisis en materia de relaciones afectivas, lo mejor será confiar en que podrás alejarte de la obsesión, manipulación y el control, para tener nuevas relaciones que en lugar de robarte la energía, te renueven. 
SERPIENTE: Según pronostica Ludovica, las serpientes tendrán la posibilidad de cambiar de trabajo o profesión, pues la energía del perro las contagiará de buenas ideas. Sin embargo, la mayor parte de este año, los nacidos bajo el signo de la serpiente estarán dedicados al compromiso y el amor. Los comprometidos o casados buscarán tener familia, lo que no se recomienda después de la segunda mitad del año porque sus hijos nacerían bajo el signo del chancho y la energía entre ambos sería incompatible. 
CABALLO: El perro y el caballo forman una dupla capaz de producir revoluciones y victorias. Según pronostica Ludovica, los caballos de 1942, 1954 y 1966 experimentarán arrebatos de genialidad que no tenían desde muy jóvenes, así que les toca aprovecharlos. Los de 1978 recibirán reconocimientos por su trabajo y disfrutarán de mejor posición social y laboral. La revolución también se presentará en lo personal, con cambios de hábitos y costumbres. Además, se pronostica que los caballos podrán encontrar a sus parejas ideales en este ciclo. Es hora de escuchar tu intuición. CABRA: Ludovica le recomienda a las cabras no dejarse influenciar por personas con grandes intereses económicos o sociedades, pues podrían acarrear problemas legales. Lo mejor sería actuar con calma, intuición y desapego en esta etapa. La salud podría ser un punto débil en el año del perro, según señala, hay que cuidar la salud de los niños y ancianos de este signo pues habrá tendencia a infecciones virales y bacterianas. A diferencia de la serpiente, a las cabras sí se les recomienda embarazarse en la segunda mitad del año, pues tener hijos del signo del chancho sería un gran regalo energético. En otros casos, las cabras podrían recibir flechazos de amores del pasado. 
MONO: La energía del año del perro les permitirá a los monos tener más disciplina, sentido común y madurez para enfrentar los problemas, además de hacerlos más receptivos a las críticas constructivas. El mono podría aprovechar este ciclo para terminar proyectos inconclusos o emprender nuevos, aunque lo mejor es no ponerse metas demasiado ambiciosas. Este es un año en el que se debe cuidar a la pareja, pues la infidelidad podría tocar la puerta por el simple hecho de dejar avanzar el hartazgo. La recomendación de Ludovica es practicar la paciencia, el perdón, la humildad y la modestia, así como valorar a los que le rodean. 
GALLO: Debido a que tendrá propuestas para agradar su negocio o fundar uno, su economía se verá beneficiada. También tendrá la oportunidad de participar en distintas organizaciones de trabajo en la que podrá integrar gente de diversas culturas. El año del perro le dará la oportunidad de usar su talento y expandirse. Algunos socios o amigos podrían desilusionarlo. En general, los gallos de los años 1933 y 2005 que hayan nacido en día o mes del perro vivirán grandes sacudidas. Esto podría reflejarse en rupturas amorosas, inicios, amistades, entre otras cosas. Debido a que es un año ying-yang, Ludovica les recomienda a los gallos apuntalar su salud, pareja y trabajar en el desapego. PERRO: Aunque es el Año del Perro, los nacidos bajo este signo no tendrán un año fácil. En general los perros deberán controlar su ego y profundizar en su tolerancia a la frustración, ya que al intentar controlar podría salir perdiendo. Ludovica les recomienda dejarse llevar y fluir con la energía de su año. En este ciclo podría tener la oportunidad de enrolarse en un nuevo oficio, estudiar una afición o avanzar en su trabajo personal. Experimentarán una reformulación existencial y retomarán relaciones con antiguas amistades, familia y la intimidad en pareja. En este año el perro tendrá equilibrio entre la razón y el corazón. 
CHANCHO: Para los chanchos este año será de preparación rumbo a su año propio en 2019, así que tiene posibilidades de establecer compromisos fuertes tanto en lo laboral como en lo personal. No es muy recomendable hacer cambios bruscos de dirección profesional pues podrían resultar contraproducentes. Ludovica recomienda tener una buena administración del tiempo, orden en temas legales y practicar la calma. El corazón de los nacidos bajo este signo necesita algo de aire y reencontrarse con sus raíces. Además, debe poner atención y orden en su sistema familiar. Relaciones antiguas y nuevas tendrán lugar en su vida.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.