DEPECHE MODE SE PRESENTO EN LA ARGENTINA

Anoche en el estadio Unico de La Plata, ante 45.000 personas, en su tercera visita al país. Un rodeo díifcil, con la lluvia amenazando desde temprano, como se preveía, y unas fallas técnicas que dejaron sin pantallas durante todo el show, que nadie esperaba. Fue una pena no ver la puesta de una banda de estadios pionera en eso de dar mucho más que un espectáculo musical y al mismo tiempo fue una demostración de cuanto la música puede cubrir todos los espacios sensoriales. Con puntualidad inglesa, a las 21 se apagaron las luces del estadio y Depeche Mode salió al ruedo para demostrar que a casi cuarenta años de su formación, siguen siendo una demoledora máquina de entretenimiento y un grupo de rock sin igual. "Going Backwards" y "It´s No Good" abrieron la noche bien arriba, presagiando un show repleto de hits y con un Dave Gahan a la altura de su leyenda. La misma que para "Barrel of a Gun" ya lo tiene en éxtasis, rockeando como si la vida misma se le fuera en ello.A partir de ahí, un desperfecto técnico dejó a la banda sin pantallas, en un hecho inédito para un grupo de esta envergadura. Pero el show debe continuar. La banda que hizo de la electrónica y el tecno una aventura popular, encontró en su madurez su versión más rockera y oscura. Y, lo mejor de todo, es que le sienta bien. De allí que el quinteto pueda maniobrar en penumbras ante una multitud sin despeinarse, apoyados en discos como Ultra, Violator o Praying The Angel. Sin el efectismo que la tecnología permite hoy en día, Depeche Mode tuvo que salir a ganarse a su público con canciones que ya son himnos y con un Gahan fuera de serie, que se mueve de aquí para allá y canta como si su carrera recién empezara. A su lado, Martin Gore le saca blues a su guitarra para temas pop. Sin dudas uno de los secretos mejor guardados de este grupo que aparenta una cosa, pero es otra.Pasan "Cover me ", "Insight" y una gloriosa versión de "Home" y entonces la banda se sube a la máquina del tiempo para regalarle a sus fans una seguidilla de hitos con "Everything Counts", "Enjoy the silence" y "Never Let me Down". Al regreso para los bises, Gore interpreta una versión sanguínea de "Strangelove", en voz y piano y el final será todo con los brazos en alto, moviéndolos de un lado a otro, como pide Gahan desde la pasarela, con "Walking in my Shoes", "Question of Time" y "Personal Jesus".

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.