Un 37% del gasto mensual se destina a "pagar las cuentas" y el transporte

Para los porteños, las tarifas de transporte público aumentaron 106% en los últimos dos años. En abril y junio, trenes y colectivos volverán a encarecerse. (Foto: Emmanuel Fernández)
Es para una familia tipo porteña de clase media, según datos oficiales. Antes su gasto principal era en alimentos. El cambio se dio por las subas en gas, agua, luz, expensas y alquileres.Las subas de tarifas acumuladas, algunas con porcentajes de tres cifras, fueron transformando la estructura de los gastos familiares. Como resultado, el presupuesto de los hogares porteños muestra ya una composición muy diferente a la que supo tener hace sólo cuatro años. Una configuración donde los servicios básicos recobraron peso y el pago de "las cuentas" se volvió decisivo para llegar (o no) a fin de mes. El fenómeno quedó en evidencia esta semana, al conocerse los nuevos precios de las "Canastas de Consumo" que releva mensualmente la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires para definir las líneas de pobreza e indigencia, así como las que delimitan las distintas clases sociales. Al comparar esos registros con los de años anteriores, aparecen cambios muy notorios.Según el "Indec porteño", un matrimonio joven con dos hijos chicos necesitó en febrero al menos $ 10.647 para cubrir la llamada Canasta de Servicios del Hogar, que incluye las grandes "cuentas" de comienzos del mes: el alquiler de un departamento chico, las expensas, las boletas de gas, luz, agua y comunicaciones, más el gasto en transporte. Deja afuera, en tanto, rubros como los seguros de salud y las cuotas de colegios. Ese monto, calculó Clarín, representa ya un 37,5% de los $ 28.365 que necesita esa familia tipo inquilina para ser considerada de clase media baja o "frágil". Es la proporción más alta de los cinco años que lleva el estudio. En febrero del año pasado aún era del 35%, en 2016 había sido del 32,3% y en 2014, del 31,4%.Así, para el hogar de referencia, la Canasta de Servicios cuesta ahora un 15% más que la de alimentos y bebidas ($ 9.285). Hace cuatro años, en cambio, alimentarse resultaba 20% más caro que pagar las principales "cuentas" del mes y moverse por la ciudad. Si la familia tipo es propietaria, y se ahorra los $ 6.076 del alquiler (se toma un dos ambientes), la Canasta de Servicios les lleva $ 4.571. Es decir, un 20,5% de los $ 22.288 que necesita ese hogar para comprar la Canasta Total y ser de clase media baja. La incidencia en este caso es menor, pero también creció: hace un año era del 18,7% y a inicios del 2016, 15,5%, siempre según los datos oficiales.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.