ATENCION Sube todo: transporte, luz, garrafas y prepagas, más caras


El último día de la semana, y el primero del mes de febrero, llega con nuevos ajustes en sectores sensibles para el bolsillo de los argentinos: desde este viernes aumentan la luz, la garrafa social, la medicina prepaga. El combo se va a completar el 15, cuando el transporte público de pasajeros también "actualice" sus tarifas.
El caso más doloroso, dado el contexto, será sin dudas el de la energía eléctrica. El servicio subirá un promedio de 26%, con picos de 32%, para los clientes del conurbano bonaerense y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de acuerdo con lo dispuesto por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE).
El gobierno anticipó que las tarifas de luz subirán 55% a lo largo de este año, muy por encima de la inflación prevista por consultoras privadas, que hasta el momento ronda el 25% anual. En marzo, la luz tendrá un nuevo ajuste, del 14%, luego, subirá 4% en mayo y otro 4% en agosto; ese sería el último incremento en este año electoral.
Este jueves miles de usuarios seguían sin servicio, mientras desde el Ejecutivo nacional se envió una carta a las principales prestadoras para exigirles mejorar la respuesta a los reclamos de los usuarios.
Medicina privada
Con relación a las prepagas, los distintos planes sufrirán un ajuste del 5% desde hoy, afectando a cuatro millones de usuarios. A lo largo de 2018, el servicio de medicina privada se encareció 40,2%, y las subas se ejecutaron de manera escalonada, en cinco tramos.
Desde las empresas, sin embargo, aseguran que sus insumos están dolarizados, por lo que reclaman aumentos mayores durante este año.
Las garrafas
Por último, esta semana el gobierno anunció nuevos valores para las garrafas a aplicarse desde febrero. Por caso, una garrafa de 10 kilos tendrá un costo de 160,28 pesos para el fraccionador, 240,97 pesos para el distribuidor y 267,70 pesos para el público. La secretaría de Energía estableció que el subsidio para los beneficiarios del Plan Hogar será de 152 pesos por garrafa.
Como el subsidio se mantiene fijo, mientras el precio se modifica, cada vez cubre menos porcentaje del valor total de la garrafa, el medio con el que cocinan y calefaccionan sus hogares millones de argentinos que no tienen acceso a la red de gas natural, que además es considerablemente más barata que los envases.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.