Ni pan duro va a quedar para comer: La recesión impacta fuertemente en las panaderías

La recesión impacta en las panaderías. “No hay controles de precios y el que tiene todo como corresponde no puede vender un pan a $ 35, como se está vendiendo ahora”, dijo el presidente Osvaldo Duscher. El presidente de la Cámara de Panaderos de La Pampa, Eduardo Duscher, advirtió sobre el cierre de comercios debido a la recesión de la economía y el aumento de los costos fijos de la industria. “Si esto continúa así, habrá mucha gente que va a cerrar”, aseguró el dirigente. La caída del consumo afecta a los comercios. “La gente compra una tirita y el que puede compra dos y eso hace que la caída se vaya agrandando y notando más en el consumo”, aseguró. El precio de la harina subió en los últimos días. “Se está pagando entre $ 850 y $ 900. Hubo una pequeña rebaja hace un par de meses atrás, pero volvimos otra vez con las subas. Hace 15 días valía $ 750 y hoy se paga 850”, dijo. Sobre la rebaja en la factura del gas que comenzó a regir desde enero para las panaderías, Duscher dijo que “es un pequeño paliativo para seguir con las ventanas abiertas. Había una resolución a nivel nacional que les permitía a las PyME que estén en la legalidad obtener un descuento en el gas y con gente de la comisión directiva, tanto ir y venir a Buenos Aires, conseguimos la resolución, la charlamos con los profesionales y obtuvimos un descuento bastante importante. Ahora se puso en funcionamiento y hay panaderos que ya han recibido un descuento del 50% en el gas”. Agregó, en declaraciones al canal Somos La Pampa, que “eso significó que hay panaderos que pueden seguir paliando la situación porque obtuvieron descuentos importantes en cuanto al consumo del gas, pero siguen los tarifazos, los aumentos de distintas cosas y es como alargar una agonía que si esto continúa así, habrá mucha gente que va a cerrar y tendremos graves problemas”. Clandestinas El presidente de la Cámara de Panaderos se refirió también a la proliferación de panaderías clandestinas a partir de la crisis económica. “No sé cuál es la idea para combatir este flagelo importante. Es un país en el cual siempre faltaron los controles y siguen faltando: y empecemos con lo básico, que no hay controles de precios y el que tiene todo como corresponde no puede vender un pan a $ 35, como se está vendiendo ahora. Yo me pregunto quién controla cómo se vende pan tan barato”, dijo. “Y yo entiendo que hay mucha necesidad para poder trabajar sin estar registrado, pero hoy se nota mucho el trabajo en negro y el que está registrado tiene un grave problema con la clandestinidad”, comentó. “Venden a domicilio, en paradas de esquinas y algunos trabajan con panaderías y otros lo hacen en forma clandestina en su casa. Y no hay controles, porque si el vendedor está registrado, no me parece mal, pero creo que es gente que trabaja y lo hace sin los controles. Es necesario que haya los controles bromatológicos y otros que le hacen a un panadero que está habilitado. No me molesta que trabajen, pero sí que haya controles, porque el sol sale para todos”, completó.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.