Uso medicinal de cannabis, una exitosa realidad en Chile y el mundo

El uso medicinal del cannabis cuenta con la preferencia de alrededor de 2,5 millones de pacientes y sus médicos en Estados Unidos[1]. Otros 330 mil pacientes lo utilizan en Canadá[2], así como otras centenas de miles en los más de 40 países en los que se ha regulado su uso para fines médicos, tales como Alemania, Inglaterra, Israel, Australia y Dinamarca. Para hacerse cargo de esta creciente realidad, en las mallas curriculares de las carreras de medicina en importantes universidades del mundo[3][4] se están incorporando conocimientos sobre sistema endocannabinoide y la acción terapéutica de los cannabinoides. Por otra parte, aumentan día a día dispensarios y clínicas especializadas en cannabis en países que han regulado, como ocurrió en Israel; el año 2018 se inauguraron 50 nuevos dispensarios, en los que los pacientes, con su prescripción médica, pueden acceder a flores de cannabis, aceites, extractos, macerados y cremas de uso tópico. O en Inglaterra, donde se inauguró este mes la primera clínica cannábica, orientada al manejo del dolor, condiciones neurológicas y psiquiátricas. Resulta relevante también distinguir la forma en que se valida un producto farmacéutico para su “comercialización” respecto del potencial terapéutico de la sustancia original, ya que resultan ser dos cosas muy distintas, error en el que incurre el autor de la mencionada columna. Efectivamente, para su comercialización, se requiere producir un compuesto y demostrar sus beneficios. Esto es así también en Chile para el cannabis, ya que hoy se lo trata de igual manera que cualquier otro nuevo producto farmacéutico que requiere pasar por sus fases de estudio correspondientes. Pero su potencial terapéutico no queda restringido al ámbito del desarrollo de formulaciones diversas, a partir de extractos estandarizados y de moléculas aisladas o sintéticas, hechas por la industria farmacéutica, la que se instala hace poco más de 100 años con la aparición de la farmacología moderna. El cannabis por milenios ha sido considerado una potente medicina herbal, cuyos usos terapéuticos se encuentran consignados desde una antigua farmacopea china, del año 2.737 A.C., pasando por textos islámicos, persas y griegos, tratados de Galeno y Paracelso, así como en medicinas tradicionales que persisten hasta hoy, como la medicina ayurvédica, originaria de India.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.