Las encuestas vuelven a sonreírle a Mauricio Macri

Impulsada por el freno de la inflación y la relativa calma cambiaria que se vio en el mes de mayo, la imagen de Mauricio Macriparece haber repuntado en las mediciones de fines de los últimos 15 días, al menos así lo muestran los sondeos de dos encuestadoras, tras varios meses de caída. Dos relevamientos de los últimos días, realizados por las encuestadoras Synopsis y Elypsis, muestran que la percepción del líder de Cambiemos puede asociarse a una sensibilidad ante los vaivenes de la situación económica y a una mayor polarización del escenario electoral, algo que lo beneficia. La influencia del factor económico en el proceso político, al parecer, será determinante en estas comicios. De los datos de Synopsis, en base a 2254 casos consultados entre el 30 de mayo y el 2 de junio por consulta telefónica, se puede analizar que la imagen del Presidente, de acuerdo a la evolución de los últimos 12 meses, descendió sobre todo a partir del mes de enero de este año. Fue en el mes de abril cuando registró su máxima caída, llegando a 29,8%, para luego recuperarse levemente en mayo y subir casi un punto, con un 31,7. Ahora, la novedad es el repunte de su imagen, un 34,4 alcanzado en junio de 2019. Ese número se acerca al máximo alcanzado en los últimos doce meses: el 35,3%, que midió casi un año atrás, en julio de 2018. Lucas Romero, Director de Synopsis Consultores, explicó a PERFIL que esta recuperación se da por segundo mes consecutivo.“Es una mejora más intensa de la que vimos en noviembre y diciembre, donde tuvimos un fenómeno similar: tranquilidad financiera, calma cambiaria e inflación descendiendo”, detalló. En esos dos meses de 2018 hubo la sensación de que el Gobierno repuntaba acompañado de la relativa calma en la situación económica, pero después le siguieron cuatro meses de caída, y ahora vuelve a una recuperación, coincidente también con una desaceleración de la inflación. Romero opinó además que los números positivos para Cambiemos tienen un condimento político. “El proceso electoral está empezando a transitar una tensión en la que la gente ya está pendiente de las elecciones, y el Gobierno está usufructuando los beneficios de la polarización: muchos desencantados que esperaban una tercera opción se vuelcan al oficialismo ante la dilución de Alternativa Federal”, consideró el politólogo. Frente a la pregunta de por qué fuerza política votarían los encuestados en caso de que hoy fueran las elecciones presidenciales, un 53,1 dijo que votaría “a otra fuerza política”, y un 34,4 apostaría por Cambiemos, con un porcentaje de indecisos de 12,5. Entre los factores motivadores del voto, además, un gran porcentaje elige votar a Cambiemos porque “no quiere que vuelva el kirchnerismo”. “Ahí hay un voto más defensivo que ofensivo, más de buscar defenderse lo que hay enfrente que de apoyar lo que se está votando. Esa es la clave para entender por qué el gobierno utiliza la polarización para encolumnar al voto antikirchnerista”, apuntó el consultor. En esa misma línea, si las elecciones generales comicios fueran el día de hoy y con un escenario con Sergio Massa como parte de la oposición—por estos días indeciso sobre a quién dará su apoyo— un 40,7% votaría por la fórmula Fernández, y un 35,1% al presidente de la Nación. Los votos del tigrense se distribuyen en un 41,5% para Lavagna, un 23,4 para la fórmula AF-CF, y un 10,9 para Macri. El escenario para Cambiemos mejora notablemente si la candidata es María Eugenia Vidal: si bien el llamado “Plan V” dejó de ser tema central en los últimos días, semanas atrás fue discutido en la Casa Rosada, ante la sugerencia de empresarios y algunos dirigentes de la UCR. En ese caso, si hoy se votara, la actual gobernadora de la provincia de Buenos Aires obtendría un 41% y supera en un 1,5% a Alberto Fernández, que llegaría al 39,5%. “Teníamos mediciones anteriores que mostraban a Vidal entre 5 y 6 puntos encima de Mauricio Macri en escenario de primera vuelta. La explicación probable es que la Gobernadora retiene mucho más el votante desencantado. El gobierno está decidido a encarar este proceso electoral con el candidato menos competitivo”, sostuvo Romero en referencia al jefe de Estado. Y agregó: “El que produce el arrastre negativo en provincia es Mauricio Macri. Poner a Vidal de candidata no es una mala decisión, pero seguramente requiere de un consenso que no sé si está en el oficialismo”, dijo. Segunda vuelta. La otra novedad favorable para Mauricio Macri se da en el escenario de un eventual balotaje. En la situación de un escenario de segunda vuelta con la fórmula Fernández-Fernández, el mandatario nacional resultaría electo con un 50,7%, frente a un 49,3% del ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner. Este número se obtiene además mediante la repregunta a los indecisos, que son un 7,4%. De ese porcentaje, un 4,6% se decide por Mauricio Macri, y un 2,8% por Alberto Fernández, lo que da por ganador al líder de Cambiemos. Las mediciones de balotaje muestran una vez más un ámbito favorable para el “Plan V”. Si la mandataria provincial fuera a una segunda vuelta contra Alberto Fernández, se impondría con un margen aún mayor: un 53,1 sobre el 45,6 del candidato peronista. En la comparativa de eventuales escenarios de segunda vuelta Mauricio Macri-Alberto Fernández y María Eugenia Vidal-Alberto Fernández, la mayor diferencia a favor de Cambiemos la obtiene la gobernadora, con 4,6 puntos porcentuales acumulados.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.