Mirta Wons y el drama de atravesar la pandemia sin trabajo ni ahorros: "Me revienta que me digan 'reinventate'


Uno de los rubros que más sufren las consecuencias económicas del parate que trajo la pandemia es el de los artistas. Mirta Wons, en diálogo con Nicolás Peralta para la revista Pronto, habló de este momento tan difícil que atraviesa, mientras su cara volvió a la pantalla diaria gracias a la exitosa vuelta de Floricienta a las tardes de Telefe, a 16 años de su estreno. Si bien la actriz dijo que intenta mantenerse positiva, aseguró que la preocupa y angustia ver parada la industria del espectáculo.Al principio, como a todos, nos arrasó. Te preguntás hasta dónde me pasa a mí y hasta dónde le pasa al otro. O hasta dónde me pasa porque soy actriz y no tengo trabajo”, contó. Y agregó que le "revienta” la palabra “reinventate”. “Me revienta porque te podés reinventar hasta un cierto punto. Cuesta mucho. Tenemos la necesidad de actuar, no es que me gusta la camarita. Necesito actuar, ¡es sangre en las venas!”, aclaró. Mirtha indicó que ya antes de la pandemia venía muy flojo el panorama para ella y sus colegas, por la falta de ficción. “Teatro el año pasado no hice. Doy gracias todos los días a Dios primero porque tengo salud, al igual que mi familia y mis amigos. Es muy difícil anímicamente sostenerlo y hay días malos y días buenos”, dijo. ¿ A la hora de expresar sus sentimientos, Wons aseguró que, más en estos tiempos de cuarentena, es “el monumento al llanto”. “Vivo sola y de veras respeté y respeto la cuarentena. No me junté y me está sonando muy raro esto de no juntarme. Veo a mis amigos por videollamadas. Tratar de hacer proyectos es muy raro”. ¿Y hacer proyectos vía streaming? “Aunque veo cosas, me cuesta hacer espectáculos por ahí. Hice un par de vivos pero está difícil de proyectos”, dijo. Y comentó que tiene un emprendimiento de decoración con una amiga, que la tiene entusiasmada.

NOTICIA DESTACADA en Altoescandalo.com

ASOMBRO: LEVANTAN 2 PROGRAMAS de El Trece en MARZO por la llegada de un nuevo MAGAZINE

Con tecnología de Blogger.