Abigail Jiménez, la niña de 12 años que padecía un cáncer terminal y que en noviembre del año pasado conmovió al país, murió esta tarde, según confirmo su familia y las autoridades de salud de la provincia. “Abi” fue noticia meses atrás cuando se viralizó la imagen de su padre, Diego, cargándola en brazos y cruzando un retén policial en el límite entre esta provincia y Tucumán.





La secuencia recorrió el país e inmediatamente fue noticia porque mostró el costado más inhumano de las restricciones de la pandemia por coronavirus. La situación fue repudiada por todos los argentinos, incluidos actores sociales, del deporte, del espectáculo y de la política, quienes pidieron tener contemplaciones ante situaciones como esta.Abigail padecía Sarcoma de Ewing, un cáncer que se hace presente en huesos y zonas blandas. Había superado uno siendo muy niña, pero hace tres años reapareció, de manera muy agresiva en su pierna izquierda y fue avanzando, tomando casi todo su cuerpo. El año pasado, fue trasladada en el avión sanitario de la provincia para una consulta al Hospital Austral, en donde fueron lapidarios con el diagnóstico y recomendaron cuidados paliativos.

En diciembre, había sido internada en el hospital de niños de la capital santiagueña, pero ella pidió irse a su casa. Fue entonces que el gobernador santiagueño, Gerardo Zamora, quien ya había pedido disculpas públicas a la niña y su familia en un video y la había visitado en su casa de Termas de Rio Hondo, a 67 kilómetros de la capital provincial, ordenó que en su habitación se instalara una suerte de mini terapia intensiva y que sea constantemente monitoreada.

Deja tu comentario