El Gobierno evalúa flexibilizar el cupo de viajeros para que regresen más varados

Looking For Anything Specific?

El Gobierno evalúa flexibilizar el cupo de viajeros para que regresen más varados



Se podría elevar la cantidad de regresos permitidos de manera paulatina luego del viernes, cuando vence la medida actual.El Gobierno analiza ampliar el cupo de viajeros autorizados para ingresar al país. El viernes vence la decisión administrativa de jefatura de Gabinete que limitó el ingreso diario de 2 mil pasajeros a solo 600. Por la decisión para dilatar la llegada de la variante Delta de coronavirus hay hoy al menos 14.000 argentinos y residentes varados en el exterior.En la administración de Alberto Fernández son cautelosos, pero fuentes de diversos ministerios involucrados en la medida aseguran que casi con seguridad se acelerará la llegada de argentinos y residentes, aunque de ninguna manera volverá a restablecerse el cupo de 2 mil pasajeros que rigió hasta el 25 de junio. “Es probable que se vaya flexibilizando, pero será de a poco, paulatinamente, no se volverá a los 2 mil de manera directa”, dijo a Clarín un funcionario con despacho en Casa Rosada. La semana pasada, desde el Ejecutivo sostenían que una eventual flexibilización dependería, tal como consignó este diario, de la resolución que tomaran los gobernadores para controlar a los recién llegados. La definición depende en los papeles del jefe de Gabinete Santiago Cafiero y, también del ministerio de Salud, autoridad de aplicación de la emergencia sanitaria. “La situación es dinámica y se está evaluando permanentemente, pero no hay de momento nada definido”, señalaron en la Cartera que conduce Carla Vizzotti. La cuarentena obligatoria que deben cumplir quienes regresen a país dividió aguas entre el oficialismo y la oposición. La Ciudad de Buenos Aires rechazó plegarse al criterio de la Provincia, para que los recién llegados deban hacer parte del aislamiento obligatorio en hoteles. En la Nación advirtieron que las dificultades para controlar el aislamiento fueron las que motivaron la restricción. "Si la ciudad de Buenos Aires y, como está siendo ahora la provincia de Buenos Aires, la de Santa Fe, Córdoba pusiese en hoteles a la gente como hace Gran Bretaña, como hacen Australia, Canadá, no sería un problema", sostuvo la directora de Migraciones Florencia Carignano, en una entrevista con Clarín. Horacio Rodríguez Larreta -que el jueves pasado estuvo en Casa Rosada con el ministro del Interior Wado de Pedro, de quien depende la dirección de Migraciones- descarta por ahora un cambio en el protocolo de la Ciudad. El jefe de Gobierno volvió a analizar las opciones con su mesa chica el lunes y decidió seguir con el protocolo que fijó en marzo. Funcionarios porteños sugirieron por lo bajo que una posible opción sería habilitar el aeropuerto de Córdoba o algún otra terminal internacional para descomprimir el flujo de pasajeros. Mientras miles de argentinos pugnan por regresar; otros cientos con pasajes emitidos por Aerolíneas Argentinas en 2019 -y que debieron fijar una nueva fecha por las restricciones de 2020 y 2021 para las próximas semanas- no tienen la opción de volver a postergar sus pasajes sin pagar una penalidad a la aerolínea de bandera. Si Aerolíneas no modifica sus condiciones comerciales en lo inmediato muchos -que decidan o deban viajar- pueden convertirse paradójicamente en los varados de mañana. La posible flexibilización del Gobierno para permitir que más argentinos y residentes regresen al país coincide con el aceleramiento de las gestiones para firmar nuevos contratos por vacunas y acelerar la aplicación de segundas dosis. Los epidemiólogos que asesoran al Ejecutivo aseguran que completar el esquema de vacunación es clave para mitigar el impacto del ingreso al país de la variante Delta y de una tercera ola de coronavirus. En ese contexto y tras el nuevo DNU -para facilitar la llegada de vacunas de los Estados Unidos- que servirá de marco legal para los nuevos contratos, pasó este martes por la Casa Rosada Marcelo Figueiras. El titular del laboratorio Richmond que desarrolla la Sputnik V en la Argentina estuvo reunido durante una hora con el jefe de asesores del Presidente, Juan Manuel Olmos, la asesora Cecilia Nicolini y Vizzotti. Figueiras partirá a Moscú este sábado. En tanto, funcionarios del ministro de Transporte Alexis Guerrera recibieron los representantes de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). El encuentro duró apenas 10 minutos. Los delegados de las líneas aéreas expresaron las quejas del sector, en crisis por las permanentes restricciones. Desde Jurca, la Cámara de compañías aéreas del país, expusieron días atrás en una solicitada que con el presente cronograma de viajes vigente los varados podrían demorar hasta 5 meses para volver al país. “No dejaron ninguna idea o propuesta al respecto, solo reclamos”, se lamentaron los funcionarios que participaron del encuentro. Los delegados del ministro argumentaron que la medida es transitoria y subrayaron que la semana pasada habían sido los empresarios quienes suspendieron el encuentro. Desde el Gobierno destacaron que el vicepresidente de IATA, Peter Cerda, uno de los empresarios más críticos con el Ejecutivo no fue parte del encuentro. “Ningún país del mundo tiene una restricción de vuelos y pasajeros como la de Argentina”, martilló Cerdá en un raid mediático hace 72 horas. Al culminar el encuentro, Paola Tamburelli de ANAC, el organismo que puede habilitar o clausurar aeropuertos internacionales, insistió con la postura oficial. “La IATA representa los intereses de las líneas aéreas. Ellos plantearon tratar de reducir las restricciones de los vuelos en la República Argentina. Explicamos que esto tiene que ver con el cuidado de la vida y la salud de los argentinos y argentinas”, sostuvo.

Publicar un comentario

0 Comentarios