La variante Ómicron de la COVID-19 ha vuelto a restringir la actividad social en naciones de todo el mundo. Cada vez son más los que blindan sus fronteras. Israel decidió el domingo prohibir la entrada a todos los ciudadanos extranjeros. La variante ómicron de covid-19 ha vuelto a restringir la actividad social en varios países europeos, mientras que cada vez son más los que blindan sus fronteras frente a los vuelos procedentes de países de África austral para intentar frenar el aumento de los contagios. Países Bajos está ya en confinamiento nocturno para las actividades no esenciales, el Reino Unido reintroducirá el martes mascarillas en tiendas y transporte e Israel se ha convertido en el primer país del mundo en reintroducir la prohibición de entrada al país de los extranjeros.

Post a Comment