Las complicaciones generadas por incumplimientos en algunas plantas de producción de la vacuna parecen haber quedado atrás y el ente autorizaría el fármaco en las próximas semanas; Argentina fue uno de los principales importadores de las dosis rusas.





Después de meses de incertidumbre y polémica, el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la vacuna Sputnik V está próximo a desandarse. Kirill Dimitriev, director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), aseguró que continúan en tratativas con el organismo y que, de no mediar inconvenientes, la aprobación podría darse antes de comienzos de 2022.

“Será luego de que se concreten algunos temas burocráticos. Se trata de cuestiones temporales que se resolverán en breve, pero es importante que nadie dude de la seguridad y eficacia del fármaco”, señaló el ucraniano, quien recordó que la entidad madre retomó los trámites necesarios para avalar su aplicación. La Agencia Europea de Medicamentos transita el mismo recorrido con respecto a las formalidades, pero la luz verde recién llegaría en el primer trimestre del año que viene.

Al mismo tiempo, Dmitriev reconoció los inconvenientes en la producción de las dosis, pero detalló que aquellas complicaciones ya están completamente saldadas: “Estamos al día con las entregas a todos los países; el 15% de las personas con ingresos medios fuera de Estados Unidos, Rusia y China recibieron la Sputnik, y la proporcionamos a más de 100 millones de habitantes que no integran territorio soviético”.

Post a Comment