En una entrevista con C5N.com, el Director Ejecutivo del RDIF adelantó que la Organización Mundial de Salud visitará la planta de producción. Además, explicó el rol de la vacuna rusa en la situación epidemiológica global.

Kirill Dmitriev dirigió una serie de grandes fondos de capital privado y completó transacciones históricas para Rusia, incluida la venta de Delta Bank a General Electric, entre otras. En 2009 fue seleccionado por el Foro Económico Mundial como "Joven Líder Global". Unos años más tarde se convirtió en CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa con quien el Gobierno argentino negoció la compra de millones de dosis contra la Covid-19. En esta nota con C5N.com responde acerca del rol de la Sputnik V en la situación epidemiológica global.

Periodista: Desde que apareció la nueva variante Ómicron se despertó una alarma entre las autoridades y la preocupación de la población: ¿qué opina acerca de la inmunidad de la vacuna ante esta variante?

Kirill Dmitriev: Nuestros científicos creen que Sputnik V posee hasta el momento una gran eficacia sobre las diferentes mutaciones que se han producido del virus. Nuestros científicos han estudiado Ómicron, los resultados estarán en dos o tres semanas, pero creen que la Sputnik actual funcionará muy bien con Ómicron, aunque claro se deben terminar los estudios. En el poco probable caso que debamos cambiar la vacuna solo un poco, y repito es poco probable, podemos hacerlo rápidamente, teniendo la nueva versión de Sputnik para Ómicron para el mes de Febrero, que será extremadamente eficiente contra la nueva variante.

P: El laboratorio Richmond en Argentina fabrica con Rusia la vacuna Sputnik V. ¿Podría desarrollar esta nueva vacuna?

K.M: Por supuesto. Nosotros tenemos socios en 10 países y Argentina fue uno de los primeros fabricantes de la vacuna. El laboratorio Richmond es una gran compañía y por supuesto estarían en condiciones de producir la nueva versión de la vacuna, si es necesario ya que será levemente modificada como una Sputnik v light de refuerzo para Ómicron. Si este fuese el caso, Argentina puede producir rápidamente el refuerzo de Ómicron, pero solamente en caso de ser necesario.

P: ¿La habilitación de la OMS a la vacuna Sputnik V podría ser pronto?

K.M: El ministerio de Salud de la Federación rusa está trabajando muy bien con ellos, y muy diligentemente, no hay dudas que va a ser aprobada porque está siendo exitosamente utilizada en más de 100 mil personas alrededor del mundo con muy buenos resultados. Por ejemplo, Hungría recientemente mostró que Sputnik V es la más eficaz de otras cinco diferentes vacunas para proteger contra Covid-19, y esto es información independiente que proviene de Hungría, que es miembro de la Unión Europea. La información que viene de Argentina es que es una de las vacunas más seguras y eficientes, así que no cabe dudas que será aprobada, y creo que lo veremos suceder en un futuro cercano.

P: ¿Se espera alguna visita de la OMS a las plantas de producción?

K.M: Tenemos una visita planeada de la OMS en diciembre por un ejecutivo de alta jerarquía de la OMS. Estoy seguro que va a ser anunciada. Estamos en muy buen diálogo. El ministro de salud está tomando un rol de liderazgo discutiendo diferentes temas con miembros de la OMS.

P: Con la aparición de la nueva variante Ómicron, ¿qué opina sobre lo que puede suceder a futuro?

K.M: Sabemos que se están multiplicando muy rápido, creciendo de manera muy rápida, aun creemos que no debemos olvidar la variante Delta que es el más grande desafío para resolver ahora.

P: Tienen la mayor cantidad de casos en Europa, ¿por qué eso sucede?

K.M: Eso pasa porque la vacuna mRNA de Pfizer presenta corta duración y como vacuna necesita tener como refuerzo otras vacunas para ayudar a tener mayor duración. Entonces por el momento Delta sigue siendo el más grande desafío ahora. ÓmicrOn está emergiendo, está creciendo rápido, hay un interrogante sobre qué tan letal es, y quizás no lo sea. Las investigaciones se están haciendo ahora mismo, lo que hay que entender es que si no fuera tan mortal sí podría traer consecuencias negativas para la salud. Necesitamos estudiar mucho a Ómicron y eso es lo que están haciendo los científicos rusos ahora mismo.

Post a Comment